Nuncio Apostólico, Monseñor Andrés Carrascosa, fue presentado a la Comunidad Católica del Ecuador

0
56

Quito (DCAQ).- En la Catedral Primada del Ecuador se realizó, la Misa de presentación del nuevo Nuncio Apostólico, Monseñor Andrés Carrascosa Coso, luego de que presentara el pasado miércoles, las cartas credenciales que le acreditan como embajador del Papa Francisco en el Ecuador al presidente de la República Lenin Moreno.

La Santa Misa inició a las 11H00 con la presencia del Sr. Cardenal y Obispo Emérito de Quito, Mons. Raúl Vela Chiriboga, el Arzobispo de Quito y Primado del Ecuador, Mons. Fausto Trávez T., ofm, el Obispo Auxiliar de Quito Mons. Danilo Echeverría, el Obispo Castrense Mons. René Coba, el Obispo de Ambato Mons. Giovanny Pazmiño, el Obispo de Guaranda Skiper Yánez, el Obispo Emérito de Ambato Germán Pavón, Canónigos de la Catedral Primada del Ecuador, parte del Clero de la Arquidiócesis de Quito, Religiosos y Religiosas y una gran cantidad de fieles, quienes a través del cariño y el afecto recibieron al representante del Papa con los brazos extendidos, reiterando el apoyo y la solidaridad en la nueva misión que Dios le ha encomendado.

Durante la Homilía el Excmo. Mons. Andrés Carrascosa Coso, informó que presentó las cartas credenciales el pasado miércoles al presidente de la República Lenin Moreno, donde aseguró tendrá un diálogo sincero y fluido con todos los sectores del país, buscando siempre el bien para todos los ecuatorianos.

Reiteró que no trae ningún programa que imponer, sino que más bien, viene a escuchar, a aprender, a comprender y con la mayor disposición de conocer todos los ámbitos de la Iglesia y la sociedad ecuatoriana.

En este mismo sentido el Sr. Nuncio citó una frase de la Encíclica “Ecclesiam Suam” del Papa Pablo VI, explicando que, “La Iglesia debe ir hacia el diálogo con el mundo en que le toca vivir. La Iglesia se hace palabra; la Iglesia se hace mensaje; la Iglesia se hace coloquio”. Ante esto, aseguró estas palabras le llegan muy adentro en la tarea que Dios a través del Santo Padre le ha confiado. “Estaré siempre abierto al diálogo y con un corazón abierto”.

A los fieles laicos les invitó a seguir el mandamiento del Señor de amarse los unos con los otros, explicando que esto, les permitirá vivir un amor recíproco como distintivo de todos los cristianos.

De igual forma Mons. Andrés Carrascosa Coso, confió a la Virgen María su misión, al igual que la vida de sus hermanos Obispos, de los sacerdotes, los religiosos y religiosas, los diáconos, los seminaristas, los ancianos, los jóvenes, los indígenas, los privados de libertad, periodistas, a los universitarios e intelectuales y a los políticos, para que ella como Madre e Intercesora los conduzca siempre a Dios Padre.

El Decano del Cuerpo Diplomático, afianzó desea realizar su misión en el Ecuador, confirmando siempre a sus hermanos en la fe, siendo siempre un pueblo de Pascua, respaldados en la muerte y resurrección de Cristo.

“En el amor reconocemos a Jesús resucitado que sigue vivo en medio de su pueblo y la Iglesia, Él nos sostiene para anunciar el Evangelio, para construir un mundo cada vez más humano y justos podamos mantener el compromiso de vivir en la caridad y en el amor”, apuntó.

Finalmente informó que el Papa Francisco envía un saludo y la bendición al todo el Pueblo del Ecuador, asegurando les ha pedido recen por Él. Ante esto Mons. Andrés Carrascosa Coso se unió a esta súplica, para que el pueblo del Ecuador también rece por su ministerio y la misión que le ha sido encomendada. “Recen por nosotros y confíen a María nuestra misión, como yo confío la vida de ustedes, que Dios les bendiga, que así sea”. Concluyó.

Antes de terminar la Misa, el Obispo Castrense y secretario de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana Mons. René Coba, dio la bienvenida al Nuevo Nuncio Apostólico en nombre de todos sus hermanos Obispos, reiterando todo el apoyo y el cariño en la nueva tarea que el Santo Padre le ha encomendado en el pueblo ecuatoriano.

Finalmente Mons. Andrés Carrascosa Coso impartió la Santa Bendición en compañía de sus hermanos sacerdotes a todo el pueblo presente, manifestando el compromiso de servirles con un corazón amplio y dispuesto siempre a anunciar el amor de Cristo a través del Evangelio.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here